El Solsticio de Invierno

Es importante poner atención a la transición del sol de un signo al otro y a los puntos cardinales del día, del mes y del año. Entonces podemos experimentar el cambio de energías e integrarnos dentro de los ritmos del sistema más grande.

Los Puntos Cardinales

Cuando estamos internamente callados y alertas, podemos sentir durante el amanecer, cómo se desarrollará el día siguiente. En las primeras dos horas de la mañana recibimos el principio semilla del día. Éste se muestra de acuerdo con la sabiduría de la correspondencia entre el microcosmos y el macrocosmos, de cómo se desplegará la flor del tiempo en el curso de las siguientes 24 horas. Ajustándose a los ritmos sutiles, podemos darnos cuenta del gran ritual que está llevándose a cabo en la naturaleza y en nosotros.

El día tiene cuatro puntos cardinales, la mañana, el mediodía, el anochecer y la media noche. En un mes hay luna llena y luna nueva y dos medias lunas. Los cuatro puntos cardinales del año son vistos como puntos de iniciación, si es que comprendemos lo que está sucediendo en la Tierra en términos de energía solar:

  • El solsticio de invierno alcomienzo de Capricornio, en Diciembre 22 se lo llama el amanecer del año.
  • El solsticio de verano al comienzo de Cáncer el 21 de Junio, es el crepúsculo del año.
  • El Meridiano (el mediodía) es en Marzo 21 al comienzo de Aries.
  • Y el Nadir (medianoche) es al  comienzo de Libra, en Septiembre 22, ellos son los equinoccios.

Los movimientos del Sol y la Luna tienen una importancia especial para nosotros. El Sol representa nuestra conciencia o el alma, la Luna representa nuestra mente, la personalidad. La Tierra también es estimulada por la energía solar particularmente durante los cuatro puntos cardinales del año. En estos días, hay un influjo incrementado de energía solar. La jerarquía quiere que nosotros sigamos estos festivales de la naturaleza. Por lo tanto, deberíamos guardar estos cuatro días libres y alinearnos a las energías, para que seamos iluminados por la energía del Sol. Deberíamos consumir solo comida ligera, evitar interrupciones, y permanecer en una actitud meditativa durante este tiempo.

Ascenso hacia la Luz

En el viaje del Sol hacia el sur, desde Cáncer hacia Capricornio, el espíritu desciende en la materia; la luz se retira más y más. Desde el solsticio de invierno, El Dios Solar comienza a ascender nuevamente; desde Capricornio en delante el alma asciende de Nuevo hacia el espíritu. Las historias de serpientes y de águilas están relacionadas al eje entre estos dos signos. Las serpientes descienden, las águilas vuelan hacia arriba. En la literatura Védica, las serpientes nacen de la Reina de la Noche, Diti, y las águilas de la Reina del Día, Aditi. Ambas son las mujeres del uno, la Persona Cósmica.

Estas son representaciones simbólicas que permiten tener una comprensión más profunda del zodiaco. El arco anual consiste de dos partes. De Capricornio a Cáncer éste es llamado el Arco Divino; el sendero desde Cáncer a Capricornio es el Arco Real. En Astrología Espiritual, Capricornio es llamado la montaña y Cáncer el abismo. Cáncer es considerado como el lugar para la encarnación del alma, la entrada en la vida y Capricornio como la puerta para su liberación, la salida. En muchas culturas, existen historias acerca del Dios Solar, quien muere de modo de tomar un nuevo nacimiento. Ellos también ilustran el fenómeno de la creación, la que pasa a través de nacimiento y muerte en el curso de la rotación de la gran rueda.

El Nacimiento del Salvador

Desde la Antigüedad, Diciembre 22 es por lo tanto celebrado como el día en que nace el Salvador. En los ashramas en diferentes partes del mundo, se realiza el ritual del nacimiento del Salvador con la intención de que el Señor pueda nacer en nosotros y elevarnos hacia los más elevados reinos de la Luz. Es este día grandes almas descienden en un cuerpo para cumplir con el divino propósito.

En verdad, que Jesús el Cristo también nació durante las horas del solsticio de invierno y por lo tanto se le ve como un Salvador. En los primeros siglos su nacimiento fue celebrado el 22 de Diciembre, pero más tarde la fecha fue pospuesta por razones políticas para el 25 de Diciembre. Gran parte de la historia de su vida no es conocida propiamente ni en forma completa. Por la gracia de los Maestros de Sabiduría, ésta ha sido revelada en cierto grado, y más vendrá a la luz en el futuro.

Cuando a medianoche del solsticio de invierno entra el Sol en el signo de Capricornio, esta es la quinta casa contando desde Virgo, indicando el nacimiento de un niño. Por lo tanto, al Sol entrando en Capricornio se le llama el Hijo de la Virgen. Sus rayos rojizos son considerados por los videntes como la sangre del Salvador. Estos rayos dadores de vida del Sol del Norte limpian los pecados de la gente, sus apegos físicos y los despiertan a una nueva vida. Ellos son el alimento de la vida espiritual, que el Dios sol distribuye nuevamente durante este ritual anual y por lo tanto nos ayuda a orientar la conciencia hacia lo superior.

Para los aspirantes espirituales es muy bueno conectarse con estos misterios y celebrar las Navidades esotéricas. Usted debería meditar durante las horas nocturnas del solsticio de invierno, para que el Dios Solar despierte las almas desde el letargo del inframundo (Muladhara) y que el efecto de la energía solar eleve a Kundalini. La preparación para el solsticio invernal puede comenzar uno o tres meses antes, pero por lo menos debería ser dos días antes de éste.

La Lucha contra el Dragón

Astrológicamente, se lleva a cabo otro drama en el día antes del solsticio de invierno, el descenso de Satán o Saturno. Esto también es presentado como la lucha contra el dragón. Satán no es más que nuestra sombra. Si nosotros tenemos dentro luz, también tenemos la sombra de la luz en nosotros. Él nos sugiere cosas muy lógicas para sacarnos del camino. Por ejemplo, que ya has hecho tanto, que ahora puedes sin peligro dormir, en lugar de ponerte a meditar.

Si queremos entregar la personalidad al alma, tenemos que fortalecer al alma, no luchar contra la personalidad sino conseguir su cooperación. Si el alma es fortalecida, ésta tomará cuidado de la personalidad. Tenemos que ganarle a la personalidad y lograr su cooperación, porque no podemos hacer nada sin ella. Ella es la ejecutora, el alma es la guía. Sin un ejecutor, aún un buen consejero no puede hacer nada. Nuestras buenas intenciones permanecen en algún lugar en el cielo.

Ángel Solar

El Sol en Capricornio nos da la Fortaleza para volver de Nuevo a la fuente. El Sol es el señor de nuestro sistema solar y el representante de algo más elevado. Nos unimos con él, porque somos uno de sus rayos. De éste tenemos nuestras almas. Por nuestra propia naturaleza somos ángeles solares, Hijos de Dios, Hijos del Sol que hemos venido al planeta para adquirir aquí experiencia. En esto, hemos olvidado nuestra identidad original y nos creemos seres terrenales. La identidad original es YO SOY; ESO YO SOY es el Sol. El YO SOY no es diferente de Él.

Con el movimiento ascendente del Sol, nosotros podemos fácilmente ascender de la oscuridad a la luz; éste es el ascenso en conciencia desde la material al espíritu y desde la ignorancia al conocimiento. La mejor forma de celebrar Navidad, por lo tanto, es unirnos en este ascenso decidiendo introducir en nuestra diaria actividad un mejor ritmo, mejores deseos y pensamientos, mejores palabras y acciones.

Viviendo con Sabiduría

Las enseñanzas de sabiduría recomiendan asociarnos con el movimiento del sol mediante el zodiaco interno. Esta ciencia de correspondencias, llamada Nyasa Vidya, es muy importante para contemplación y meditación. Esta ciencia relaciona al centro cardíaco de doce pétalos a Cáncer y a Capricornio su signo opuesto al centro cardíaco más elevado el loto de ocho pétalos. Podemos visualizarlo en nuestro pecho superior y asociarlo con el mantra OM NAMO NARAYANAYA.

Cuando nos alineamos con regularidad al sistema mayor, vivimos en síntesis. Si no lo hacemos, la sabiduría permanece sabiduría y nosotros permanecemos donde estamos. Para entrar en los planos divinos, es importante vivir con sabiduría y no perder la sencillez de un niño. El alma se regocija cada vez que nos conectamos dentro. Enfocándonos conscientemente en el solsticio de invierno nos da un gozo que es incrementado cada año poco a poco.


Texto extraído de la web  de:  World Teacher Trust (W.T.T.)

http://www.worldteachertrust.org/es/web/meditation/winter_solstice

Me gusta